El concepto de “neuroplasticidad”, que es la capacidad que tiene el cerebro de modificarse en respuesta a la estimulación, es ya un hecho conocido.  Los programas de iLs se basan en este principio, proporcionando estimulación suave y específica, para activar los caminos neuronales que se utilizan en el procesamiento de la información sensorial.  Esto es, en esencia, un tipo de entrenamiento: a través de sesiones repetidas de estimulación multisensorial, las conexiones neuronales se fortalecen y nuevas conexiones se establecen.   Los programas de iLs se adaptan en forma individual a los objetivos de la terapia para cada persona. Gradualmente aumenta la complejidad y nivel de dificultad de la estimulación.

Regulación Procesamiento Motricidad

Autoregulación emocional
Lectura/Escritura
Atención
Autoconfianza
Autoexpresión
Memoria
Procesamiento sensorial
Coordinatión
Control de impulsos

Los programas iLs incluyen música clásica que ha sido modificada en su acústica para proporcionar señales filtradas o realzadas en ciertas frecuencias, ya que se piensa que frecuencias específicas se encuentran relacionadas a ciertas funciones cerebrales. La música se carga a un iPod con auriculares especiales que la emiten a través de conducción aérea y conducción ósea (una vibración de baja frecuencia que se transmite a través de los huesos a la cóclea y el sistema vestibular). En forma simultánea al componente auditivo, el usuario es involucrado en ejercicios visuales, vestibulares y motrices, lo que maximiza la interacción de los sistemas mencionados un poco más adelante.

Vestibular

El sistema vestibular se encuentra conectado directamente a la cóclea del oído interno y es responsable de las funciones de balance, coordinación, tono muscular, ritmo y conciencia del cuerpo en el espacio que le rodea. Juega un papel clave en la organización de las respuestas motrices y la postura. El sistema vestibular, junto con la estimulación propioceptiva, tiene un importante impacto en la atención y en la regulación emocional. Una vez que estos sistemas se encuentran funcionando adecuadamente, somos más capaces de participar en actividades cerebrales de más alto nivel, como lo son la lectura, la escritura y el lenguaje expresivo. iLs proporciona estimulación específica y comprehensiva al sistema vestibular a través de la conducción ósea de los auriculares, las actividades en la tabla de equilibrio y los ejercicios de movimiento.

Habilidades que se optimizan: coordinación, balance, enfoque, autorregulación

Auditivo

Para decodificar, tener conciencia fonética, escuchar en ambientes con ruido y hablar claramente, se requiere de un procesamiento y almacenamiento eficiente de la información. iLs busca maximizar la eficiencia y precisión del canal auditivo a través de una estimulación auditiva cuidadosamente calibrada para alcanzar objetivos terapéuticos específicos. El objetivo es activar las conexiones neuronales en distintas áreas del cerebro a través del canal auditivo y entrenar, tanto al oído como al cerebro, para analizar y procesar el sonido en forma más precisa y rápida. Tanto la conducción ósea como la aérea se utilizan para llevar estimulación única y eficiente a los sistemas vestibular y auditivo.

Habilidades que se optimizan: discriminación de tonos, procesamiento auditivo, lectura, estado de ánimo, concentración y balance

Visual Motriz

El sistema sub-cortical visual motriz tiene conexiones neuronales directas a los sistemas auditivo y vestibular. Los tres sistemas tienen que trabajar en conjunto para obtener un balance, coordinación, lectura y localización del sonido adecuados. iLs activa estos sistemas con ejercicios de rastreo visual y de percepción visual, adicionales a los estímulos vestibular y auditivo.

Habilidades que se optimizan: lectura, coordinación mano/ojo, balance, deportes

Propioceptivo

La conciencia de nuestro propio cuerpo – dónde está, cómo controlarlo, cómo moverlo– al punto que no necesitamos pensar en ello, viene de los receptores en las articulaciones y músculos. A esto se le llama propiocepción. Este es un sistema sensorial frecuentemente ignorado, pero que contribuye al comportamiento y la capacidad de aprendizaje. Cuando este sistema es integrado a otros sistemas sensoriales, el cerebro se libera para enfocarse en actividades de más alto nivel. Los niños y adultos que mejoran en sus habilidades propioceptivas son capaces llevar a cabo tareas de aprendizaje y comunicación en una forma más ordenada y relajada. El programa de movimiento de iLs se enfoca en construir las habilidades propioceptivas a través de ejercicios específicos y repetitivos.

Habilidades que se optimizan: planeación motriz, actividades atléticas, coordinación, conciencia corporal en el espacio, confianza, auto-regulación

Parasimpatético

El sistema nervioso autónomo controla una multitud de órganos y músculos que funcionan en forma involuntaria y reflexiva. El sistema nervioso autónomo es importante en 2 situaciones: emergencias que nos obligan a “luchar” o “huir” (sistema simpático) y situaciones de no-emergencia que nos permiten “descansar y digerir” (sistema parasimpático). El sistema auditivo de iLs estimula el sistema parasimpático a través del nervio vago (fibras aferentes en el tímpano y en el canal auditivo externo) que desciende desde el cerebro hasta el tracto digestivo. El nervio vago ejerce influencia sobre el ritmo cardiaco, la sudoración, los músculos de la boca y garganta involucrados en el habla, así como los intestinos y la digestión. Muchos niños y adultos que comienzan los programas de iLs se encuentran en un estado de hiper-vigilia, muy parecido al estado de “lucha o huida”. La suave estimulación al sistema nervioso parasimpático trae consigo un balance del sistema nervioso autónomo que es reflejado en un estado de calma y auto-regulación.

Habilidades que se optimizan: mayor sensación de calma, mayor tolerancia a la frustración, mayor sensación de felicidad, mejoramiento del sueño y la digestión.

Cerebelo

El cerebelo representa el 10% del peso total del cerebro pero contiene el 50% de las neuronas del cerebro. En términos de computadoras/ordenadores, es nuestro procesador, pues recibe información de los sistemas sensoriales y diversas partes del cerebro, e integra esta información para afinar la actividad motriz. Muchos neurocientíficos están de acuerdo en que está involucrado en funciones motrices, funciones cognitivas como la atención y funciones emocionales como la regulación del miedo y las respuestas al placer. Las actividades repetitivas del Libro de Juegos están diseñados para estimular las funciones del cerebelo. El estímulo que viene de los sistemas visual, vestibular y auditivo, sesión tras sesión, entrenan al cerebelo y lo tornan más eficiente en el procesamiento de información multisensorial.

Habilidades que se optimizan: control motriz; “automaticidad” (automatización de las actividades motrices); adquisición de nuevas habilidades; control visual motriz y habilidades cognitivas.

Integración hemisférica

El cerebro utiliza múltiples áreas simultáneamente para ejecutar una sola función. Leer es un buen ejemplo de esto. Distintas áreas, de atrás para adelante y de izquierda a derecha, del cerebro se involucran simultáneamente en esta actividad. Esto requiere de una comunicación precisa, rápida y clara entre los dos hemisferios y dentro de ellos. La conexión entre los hemisferios se fortalece a través de la escucha y de los ejercicios repetitivos del Libro de Juegos de iLs.

Habilidades que se optimizan: Muchísimas. El mejoramiento de la integración hemisférica afecta positivamente a casi todo lo que el cerebro hace.

Sistema de activación reticular (RAS – Reticular Activating System)

el RAS es una red de neuronas que se encuentra en lo profundo del tallo cerebral y recibe información de todos los sistemas sensoriales. Se encarga de enviar información no-específica al cerebro para “despertarlo”. Está involucrado en la regulación de las transiciones de vigilia y los ciclos del sueño, el estado de alerta, la vigilia adecuada para poner atención a lo que se está haciendo en ese momento y, hasta prepara al sistema motriz para entrar en acción.

Habilidades que se optimizan: Estado de alerta y atención: el cerebro se encuentra listo para aprender; mejoramiento del sueño.

Skip to toolbar